domingo, 24 de octubre de 2010

He desayunado bizcocho

Son esas cosas las que me hacen sentir feliz por un momento. Descubrir que al despertarme tengo un bizcocho al que puedo darle un bocado y sentirme culpable horas después. He jugado a ¿Qué tengo en el coco? Ha sido la versión casera, es decir, papelitos y sombrero para engancharlos. Me gustan los juegos en los que tengo que llevar sombrero. Me gusta llevar sombrero. Me ha tocado ser Fernando de Aragón, Wally y el trol de David el Gnomo...Creo que soy algo así.


El caso es que hoy ha sido un día triste y sigo sin saber por qué. Necesito de forma urgente largarme a Ferrol. Por cierto, ¿¿os habréis fijado en mi calidad para usar el paint no??

PD: Para Ester, quien muy amablemente, me recuerda mis obligaciones.

4 comentarios:

Ester ( la avisadora) dijo...

Todo el mundo tiene despistes, pero que no se vuelva a repetir :)(L)

Andrea dijo...

Jajajajajaja es muy muy bueno. Y con respecto a los días tristes, una ducha y un vaso de leche calentita lo cura todo, a mi solo me basta con la ducha. :) Haz la prueba, y deja el chocolateee, como diría Sócrates: Evita lo momentáneamente placentero, para una felicidad duradera XD. Te quierooooo:)

ester (la replicadora) dijo...

lo momentaneamente placentero también esta bien jajajajaa

Anonymous dijo...

Nos veremos por Ferrol entonces. Y jugaremos pronto, mucho antes de lo que usted piensa señorita a qué tengo en el coco.