viernes, 26 de febrero de 2010

Sentimientos de gominola

Te diré un secreto...YO no soy ella. No soy ni tan alta, ni tan guapa, ni tan perfecta, ni tengo su cara ni sus ojos. No me visto como ella, no huelo como ella ni tengo su peinado. No soy tan lista, no estudio tanto ni soy tan educada, pero acércate, tengo una noticia para ti... Ella no es mejor que yo.

Nunca he querido ser distinta, solo mejor, pero una yo mejor, mejor para mi y para nadie más. Piensa lo que quieras no me hace daño, ya no me hace daño aunque me duela. Te ignoro más que nunca, solías llamarme...solías quererme por cómo era...solías estar orgulloso de mí, ahora desearías que tuviera su nombre... ¿Sabes qué? El único que no sabe quien soy eres tú y por eso ya no me conoces, por eso ya no me acerco a ti, por eso ya no te abrazo por las noches...por eso papá, he dejado de ser tu niña y tu ni te has dado cuenta.

jueves, 18 de febrero de 2010

El cliché

En los últimos días me detengo en los clichés. Los veo por todas partes y me encanta. Tener la sensación de saber lo que va a pasar, poder pensar que tienes el control, que nada va a salir mal.
Es como ver una película cutre, siempre has sabido cómo va a terminar pero cuando se besan un escalofrío de satisfacción te recorre y sabes que nada puede salir mal.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Sentimientos de gominola

Me gusta escribir palabrotas; suenan duras, sucias...se deshacen en la boca. Las muerdes entre dientes antes de esculpirlas con asco, con rabia. Duelen las muelas al soltarlas. Abren los oídos, son acentos velados; pesadillas en el paladar, humo y fuego en la garganta, palabras que no significan nada, que no suenan, que no se dicen, palabras mudas...palabrotas

Sentimientos de gominola

Si no fuera por el puto cáncer adoraría fumar. las cenizas consumiéndose entre tus dedos, el humo silbando a mi alrededor. Si no fuera por el olor adoraría fumar.

Esta noche no he soñado, últimamente soy incapaz. Caigo rendida en la cama y no sueño. Acabaré echándolo de menos, el poder vivir mil vidas que no fueron mías y cambiarlas y sentirme reina por un día, por una noche. Saber que el más fugaz de mis deseos se convierte en arte al pensarlo, que las miradas que nunca hice son algo más que humo, que sean reales y sentidas. Soñar, a veces solo soñar sería suficiente para no desear despertarte. ¿Para qué dormir? Para qué descansar y cerrar los ojos sino eres capaz de escapar de tu realidad. Vivir mil vidas que no fueron mías y viajar por sueños ajenos, de nube en nube como volando, solo soñando se consigue y yo ya no sueño.

Vivir en sueño, vivir un sueño tan solo por un día, no despertarse y seguir soñando, imaginando; anhelando no poder despertar. La muerte es eso; la buena muerte es eso, no despertarse, sumirse en un sueño profundo y seguir siendo rey y reina por un día, por una noche eterna que ya jamás acabará, y esperar a que el taller de sombras de disperse en el humo de un cigarro y todo se vuelva niebla, para no volver a despertar.

martes, 16 de febrero de 2010

horas de olvido


Hoy quiero romper todos los relojes, destrozar las alarmas, doblar las manecillas del secundero y parar el tiempo. Es injusto que no cuente conmigo para avanzar, es injusto que retrase las fechas y los momentos que estamos esperando. Suizos hijos de puta ojalá no fueseis tan precisos. Esta noche espié mi reloj, se paró a mirarme y dejó de correr por un minuto. Solo un minuto en el que pude detener el tiempo. Vosotros durmiendo nunca lo sabreís pero dormidos, acurrucados contra el colchón yo detuve vuestras vidas por un minuto, os robé el tiempo como lo hicieron los hombres grises de momo. Ladrona de segundos...60,60,60,60,60... minutos y minutos que ahora me pertenecen.

lunes, 15 de febrero de 2010

Sentimientos de gominola

Vestir diferente me hace sentir bien, saber que mi ropa me identifica más allá de un grupo limitado que tiene los mismos gustos. Me encanta robarle el sombrero a mi hermano y salir por ahí con el puesto. me siento inmensa cuando me coloco unas ray ban antes de entrar a una discoteca y que la gente piense que estoy loca. Me encanta el tacto cálido del cigarro entre los dedos antes de expirar; adoro ver el humo flotando a mí alrededor envolviendo mi ropa en una nube. Bailar funky y colgarme del ipod en una obra de teatro que no vale el precio del la entrada. Me encanta diferenciarme y que los demás lo noten. Me gusta llamar la atención.

lunes, 8 de febrero de 2010

Sentimientos de gominola

¿Por qué intentan controlarnos?¿Por qué intentan someternos?¿No les basta con que cumplamos sus leyes, sus normas, sus caprichos? Saben que tienen el poder y lo utilizan, les da placer, el monstruo de la soberbia les domina.

Disfruto liberándome, rompiendo los grilletes que nos cuelgan al cuello, con los pesos de la responsabilidad, la educación y el respeto que ellos nos niegan. Disfruto fumando y echándoles mi humo en la cara, disfruto intoxicándoles con mi prosa, con mis miradas y actos.

Tomábamos morfina, diamorfina, ciclocina, codeína, temacepan, nitracepan, cenobarbitona, harbital sodico, dexoproboxiceno, metadona, nalbucina, becimina, bentazocina, bupremorcina, dextromoramida, clorometiozol... Las calles rebosan drogas que puedes tomar para combatir la infelicidad...y nosotros las tomábamos todas(diario de un rebelde)

Quisiera no existir por un solo momento, para poder verlos desde arriba y que sintiesen mi peso sobre sus hombros, como yo siento el suyo

domingo, 7 de febrero de 2010

Sentimientos de gominola

Sigo teniendo pesadillas. Nunca recuerdo lo que sueño, habría preferido que siguiese así. Le temo al miedo, al no saber y a quedarme sola en la oscuridad. Temo no poder hacerme entender, temo quedarme dormida y seguir soñando. Tengo miedo de morir de frío sin que nadie recuerde después quien fui. Quisiera diferenciarme y hacer algo único, y es esa idea la que me hace tan parecida a todos ellos. Temo no ser yo misma y que me ataquen mis fantasmas y sus sombras, tengo miedo a perderme en mi mente y no poder regresar.


miércoles, 3 de febrero de 2010

Sentimientos de gominola

¿Por qué tanta decepción?Sabía que algún día me decepcionarían, pero nunca imagine que doliese tanto. Una sola palabra y todas las ilusiones se desmoronan como castillos de humo. Las sombras, las inseguridades y las verdaderas pasiones se escriben con las tripas. ¿Por qué tanta decepción? Sentimientos de gominola que se derriten con el fuego de las pasiones no confesadas. Ilusiones rotas.