domingo, 20 de mayo de 2012

Necesidad

Necesito el tacto de tu piel y no lo tengo, necesito del aroma de tu cuerpo y descubro el de tu ausencia rondando mi memoria. Necesito el sabor de tus labios y sólo Soledad me visita. Dulce ironía la presencia de tu vacío en mi cama. Bendito el recuerdo de tu cuerpo que me hace esperar a la vuelta de tus besos, a los amaneceres de tu sonrisa en mis sábanas, a los te quieros susurrados a media luz. 


3 comentarios:

A-creedores dijo...

Estoy enamorada de tu blog por entradas como esta. No sabes cuánto me identifican.

Blanca Miller dijo...

y yo escribo entradas como esta porque estoy enamorada :)

Loba dijo...

Esta no la había leído, fascinante cuánto puede llegar a llenar un vacío.