sábado, 5 de noviembre de 2011

Atragántate y muere

No soporto a los idiotas, sus voces, sus gestos y sus manías. No aguanto su presencia ni creo que debieran existir.
No me mal interpretéis, no me refiero a esos idiot savants que recorren las calles y llenan las estaciones de tren, me refiero a esas personas que, perteneciendo a la masa, pretenden destacar mediante burdas tácticas de llamada de atención, carteles en pecho y espalda pidiendo que alguien les vuele la cabeza.

Tú también los conoces, no saben callar y sus palabras atraviesan tus oídos insultándolos con su tonalidad de pepito grillo y sus mal planteadas falacias de seducción. 
Me resultan odiosos, me aburre su simplicidad y su idéntica falta de actitud y personalidad.
Casi puedo ver funcionar los engranajes de sus nímios cerebros, mientras hablan y gesticulan, intentando liberar risas enlatadas hechas por encargo y coacción.
Puta condescendencia, no se merecen vuestra atención; vuestras miradas se sumergen en su laguna mental y quedan atrapadas, permaneciendo atadas a su reino de pobre entretenimiento y diversión.
Sino fuera por el hecho de que me repugnan, hasta podrían darme pena. Aun así, soy consciente de que la culpa es nuestra, somos como esos padres que promueven una mala conducta al no cortarla de raiz, premiamos su arrogancia con deferencia y atención, alimentando su soberbia y haciendo crecer su egolatría infundada.
La exigencia y la genialidad se ven excluidas del mundo real, viéndose obligadas al destierro intelectual. Catetismo ilustrado: hemos decidido premiar la mediocridad.

4 comentarios:

Maria L. Simarro dijo...

Tú y tus palabras, peque...
¿Sabes lo que aprendí hoy? Que es mejor prestarle atención a quien en igualdad de condiciones te la presta.
Las masas no piensan, se comen.

:)

Jaime Sirvent dijo...

Yo siempre digo que es mucho mejor estar callado y parecer gilipollas que abrir la boca y despejar dudas. Lamentablemente vivimos en una sociedad a cuyos individuos les encanta revolcarse gozosamente en el tentador fango de despejar dudas sin ningún tipo de complejos, es lo que tiene el culto al subrayado burdo y la total ignorancia del noble y elegante arte de la elipsis.

No me ha gustado el comentario anónimo anterior,realmente lo que has hecho es premiar tu ilusión.

Eso sí, actualiza el enlace de mi blog, ahora es www.travellingsenlosurcos2.blogspot.com. Si no voy a empezar a pensar que estás decidiendo premiar mi mediocridad no actualizándolo,xd.

Un beso, y suerte.

Jaime Sirvent dijo...

travellingsenlossurcos2.blogspot.com. Me comí una "s".

B dijo...

Gusta.