jueves, 2 de junio de 2011

El truco

Alguien me ha recordado hoy tu olor, ha dejado un rastro de perfume que me ha guiado hasta nuestros recuerdos; he sentido el vacío a mi lado y lo he llenado de lágrimas; salada redención que se desliza por mis mejillas mientras pienso en el tiempo que pasé lejos de ti, demasiado arrogante para admitir que algún día te irías, no luché contra el tiempo y ahora vendo mi alma por diez minutos más de ti.
Desaparece la esencia de tu perfume en el aire y se evaporan mis recuerdos. Aún no me atrevo a decirte adiós, aún no concibo la idea de tu ausencia  y no quiero volver al lugar de tu partida porque sé que será el vacío el que ocupe tu cama. Hoy no hay truco que valga.

3 comentarios:

Anonymous dijo...

Esos sentimientos de gominola, están cambiando señorita?. Si yo fuera ella me dejaría morder el cuello para que bebieras de mi sangre, y para hacerme lo que tú: unos inmortales desalmados.

SB

Loba dijo...

un pqueño momento puede parecer la eternidad!! me alegrado mucho ver una entrada tuya en mi escritorio ;)
un saludo, de tu loba solitaria ;)

Anonymous dijo...

El amor también se confunde de puerta muchas veces... Yo tenía dos años cuando los perdí a ambos y nunca supe a qué bálsamo after shave olían sus mejillas, y tampoco pude oir de sus labios ninguana historia que hablase de los Canosa de las Casas Baratas... Aún así sé que les quiero.

SB