Nude.

Cada mañana veo un tren con tu nombre. Cada maldita mañana me planteo subirme y olvidarme de todo menos de ti. Cada mañana me pregunto si debería intentar raptarte apenas unas horas, me conformaría con eso, con poder sentarme delante de ti y mirar tu sonrisa.
Dices que no te gustan las sorpresas y yo me muero por aparecer a tu lado.

Sentada y me preguntan si estoy esperando, ¿lo estoy? me golpea tu imagen y sigo sentada.

Comentarios

  1. Parece que has escrito lo que pienso. Increíble.
    Corto, sencillo y genial.

    ResponderEliminar
  2. Tus entradas son muy follables, así como dato. Pasate si puedes:http://corazonescoleccionables.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nimbos.

Polvo