Incendiaría

Hoy vamos a hacer algo distinto; quiero que te imagines a tu mujer perfecta y ahora dime... ¿cómo es? Dime si es rubia, o morena o tal vez las prefieras pelirrojas; vamos a hablar de proporciones, preferirías a Ellen Page o te conformas con Kim Kardashian. Imagínatela delante de ti, vestidos para salir. Cena de amigos dices y esperas a que se termine de arreglar. Vestido ceñido y zapatos de tacón; espera a llegar tarde, todavía tiene que pintar sus inseguridades...rimel, pintauñas y rubor; ya en el ascensor el carmín sobre los labios y el perfume deslizándose sobre su cuello.  Ya está lista, la tienes delante de ti y ahora dime, ¿es esa tu mujer perfecta? quizás todavía no está lista, todavía no es una mujer florero. Enséñale a cocinar, a hacer la compra y a fregar.

Volvamos hacía atrás, retrocede un par de décadas en el tiempo y verás el futuro de mi generación. Pierde la dignidad, arrástrate por el suelo a la espera de que cualquiera te coloque una correa. ya lo has conseguido, te has convertido en su mascota, y si tienes suerte, te sacará a pasear una vez al mes.

Dale hijos, ve a la iglesia, hazte amiga de tu suegra y envenena a su perro. Sé hipócrita y cínica, ódiate a ti misma. Botox, silicona y liposucción. Se ha acabado todo lo que tenías, está extinto. Rellena tu figura con goma de mascar. No eres nada. Has elegido no ser nada.

ME DAS PENA

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nimbos.

Nude.

Fragua